miércoles, 14 de julio de 2010

Desnudando a la selección

Se viene un nuevo proceso en la selección peruana de fútbol, con el entrenador uruguayo Sergio Markarián a la cabeza, y renace una vez más la esperanza de clasificar a una Copa del Mundo. Esa misma ilusión que se tuvo con Guillermo 'Chemo' Del Solar y se terminó por esfumar en un abrir y cerrar de ojos.

 Era agosto del 2007 y me sorprendió un correo electrónico de la Federación Peruana de Fútbol (FPF) que convocaba  a los editores y directores de las áreas deportivas de radio, televisión, páginas webs y prensa escrita a una reunión en La Videna. Como era editor deportivo del diario "El Men" me animé a ir.

Ya en La Videna, nos juntaron a todos los periodistas en un salón junto a 'Chemo'. Entre bromas por parte de Elejalder Godos y la seriedad de Michel Dancourt, editor de Bravo de La República, comenzó lo que era en un principio acordar la forma en la que iba a trabajar la selección. "Habrá una zona mixta en donde todos podrán entrevistar a los jugadores y yo solo hablaré en conferencias. Si desean, nos quedamos tres horas conversando pero no daré exclusivas", fueron casi literalmente las palabras de Del Solar.

¿Y qué pasará con la disciplina?, preguntó un colega. "Yo hablaré con el futbolista y se verá la forma de sancionarlo", respondió 'Chemo'. ¿Y el amigo de Pizarro, "Pizarrón", lo dejarán entrar a las prácticas?, porque siempre se pasea por La Videna como si nada, apostilló otro colega. "Ya veré ese tema", acotó el entrenador. Esa reunión fue una especie de advertencia para Del Solar. Claro, en esa época era amigo de muchos futbolistas y no tenía problema alguno con Pizarro, capitán de la selección.

Pasaron las primeras dos jornadas y Perú solo había sumado un punto de seis posibles. El cotejo con Brasil (noviembre del 2007) era una linda oportunidad para sumar de a tres puntos. Eramos dueños de fecha y teníamos a todas las estrellas habilitadas como Juan Vargas, Claudio Pizarro, Jefferson Farfán y Paolo Guerrero.

Ya en La Videna -un día previo al cotejo y luego de las prácticas- el estacionamiento era un parque de diversiones: "Pizarrón" subido en el auto de lujo de Paolo Guerrero escuchando música a todo volumen, un periodista -o no sé si lo será- vendía o entregaba chimpunes a algunos jugadores, las bromas estaban a la orden del día y las entrevistas (que se suponía debían hacerse en la ZONA MIXTA) las hacían en cualquier lugar.

Desde allí las cosas empezaron mal. Pasó el famoso problema del hotel Golf Los Inkas y las ganas por asistir a los entrenamientos a la selección se esfumaron. Sumemos a ello que se cambió la entrada a la prensa. Ahora debíamos acceder por la Avenida Canadá, entre ladrones, un portón viejo y una entrada llena de basura y barro.
 
Ese fue el comienzo de una etapa que terminó por ser la más desastroza de las últimas eliminatorias para Perú. Por mi parte me salí a tiempo de la sección deportiva y observé cada conferencia de 'Chemo' sosteniendo una sola idea desde que se reunió con la prensa en agosto del 2007. "Yo solo hablo en conferencias y aquí nos podemos quedar tres horas conversando...".

NO, GRACIAS