domingo, 21 de febrero de 2010

El monstruo

Sin necesidad de formar parte de un elenco terrorífico de una película, ni tampoco haber nacido en Transilvania, el monstruo vive en muchas partes del mundo y siempre está en búsqueda de mujeres jóvenes para saber si alguna caerá en sus garras.


Se presenta como un amigo y dice quererte mucho. Como a las mujeres les encanta el aprecio, halagos y -algunas veces- los abrazos, caen 'redonditas' ante el 'monstruo'. Mirada paternal, brazos cruzados y siempre dispuesto a sufragar a cuanta mujer lo necesite. Así se presenta esta clase de gente. Pero cuidado, esa mirada no es más que el simple deseo carnal, los brazos cruzados significan que 'quiero sexo contigo pero no puedo. Estamos en el trabajo' y la ayuda es común para ganarse la confianza.


Lo más curioso es que muchas féminas no se dan cuenta de lo que tienen en frente hasta que se lo dicen. Incluso con incredulidad escuchan los horribles detalles de su buen 'amigo'. Se emborracha dos veces por semana, es capaz de aspirar hasta yeso en polvo cuando la necesidad lo apremia y  busca bronca hasta de sus propios compañeros.


Pero la suerte le sigue al 'monstruo'. Por lo general mira con detenimiento a sus posibles víctimas. Busca a las más jóvenes y casi siempre las llega a conocer. Así que cuidado, aunque este personaje no tenga dientes de sable, puede morder en cualquier momento y causar mucho daño. Están advertidas.